JUBILEO EXTRAORDINARIO DE LA MISERICORDIA

   

El presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización, Salvatore Fisichella, ha explicado que el 6 de noviembre se celebrará el Jubileo de la Misericordia para los reclusos, en una conferencia de prensa donde ha ilustrado los detalles del Año Santo que comenzará el próximo 8 de diciembre con la apertura de la Puerta Santa en la Basílica de San Pedro y terminará el 20 de noviembre de 2016.

"No sucederá solo en las cárceles, sino que estamos estudiando la posibilidad para que algunos de ellos puedan tener la oportunidad de celebrar su propio Año Santo con el Papa Francisco en San Pedro", ha aclarado Fisichella.

El presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización ha aclarado que el Jubileo de la Misericordia será "único" porque la "evocación misma de la misericordia rompe ya los esquemas tradicionales", pero ha precisado que "no quiere y no será el Jubileo del Año 2000". "Cualquier comparación al respecto carece de sentido porque cada Año santo tiene sus propias peculiaridades y finalidades", ha comentado.

Según ha manifestado, por deseo expreso del Papa este Jubileo será vivido "tanto en Roma cono en la Iglesias locales". "Este hecho implica una atención especial a la vida de las Iglesias particulares y a sus exigencias, de manera que las iniciativas propuestas buscan complementar y no sobreponerse a los calendario locales", ha comentado.

Por otro lado, ha destacado que esta es "la primera vez en la historia de los Jubileos" que se ofrece la posibilidad de abrir la Puerta Santa -Puerta de la Misericordia- también en cada una de las diócesis, especialmente en la Catedral o en otra iglesia significativa, o en un Santuario que revista una especial importancia para los fieles.

Fisichella también ha enumerado otros eventos que tendrán lugar en Roma. Según ha explicado, hay eventos organizados que contemplan una gran afluencia de fieles, como el primer acontecimiento, del 19 al 21 de enero, en el que se ha querido dar protagonismo a todos los que sirven en los Santuarios y en el campo de las peregrinaciones.

"Se trata de un signo que queremos dar para hacer comprender que el Año Santo es una verdadera peregrinación y como tal debe ser vivido. Pediremos a los peregrinos hacer un trecho a pie, como preparación para pasar la puerta santa con fe y devoción. Es importante preparar a los que operan en este sector para que vayan más allá de lo meramente turístico; por esto será de gran ayuda que ellos sean los primeros en hacerse peregrinos", ha apostillado.

Por otro lado, ha subrayado que para el Vaticano "es importante congregar los creyentes que viven de manera especial la experiencia de la misericordia". Por ello, el 3 de abril habrá una celebración para todas aquellas realidades que se identifican con la espiritualidad de la misericordia (movimientos, asociaciones, institutos religiosos).

Según ha puesto de manifiesto, "todo el mundo caritativo será llamado a unirse el 4 de septiembre" porque el voluntariado es el "signo concreto" de quien vive las obras de misericordia en sus diversas expresiones y merece una celebración "especial". Además, ha fijado el 9 de octubre como el día destinado para celebrar la Madre de la Misericordia.

Asimismo, no faltarán eventos dedicados especialmente a los adolescentes que después de la Confirmación son llamados a profesar la fe. "Para ellos hemos pensado la fecha del 24 de abril, habida cuenta que la JMJ de Cracovia, los días 26 a 31 de julio, está destinada a los jóvenes y que no siempre es fácil encontrar un espacio para los adolescentes en la pastoral", ha explicado.

Otro evento será para los diáconos que por vocación y ministerio están llamados a presidir la caridad en la vida de la comunidad cristiana. "Para ellos el Jubileo será el 29 de mayo. En cambio, en el 160° aniversario de la Fiesta del Sagrado Corazón, el 3 de junio, se celebrará el Jubileo de los Sacerdotes", ha dicho.

El 25 de septiembre será el Jubileo de los catequistas, quienes con su empeño por transmitir la fe sostienen la vida de las comunidades cristianas, especialmente en nuestras parroquias. El 12 de junio el Vaticano dirigirá la mirada a todos los enfermos y a las personas diversamente hábiles y a cuantos los ayudan con amor y solicitud.

Fisichella ha revelado además que el Papa Francisco realizará "algunos signos en forma simbólica" dirigiéndose a algunas "periferias" existenciales. El Vaticano no ha hecho público de momento la naturaleza de estos gestos, aunque sí ha detallado que servirán "para testimoniar en persona la cercanía y la atención a los pobres, a los que sufren, a los marginados y a cuantos tienen necesidad de ternura".

"Estos momentos tendrán un valor simbólico, pero pediremos a los obispos y a los sacerdotes realizar en sus propias diócesis el mismo signo, en comunión con el Papa, para que a todos pueda llegar una muestra concreta de la misericordia y del cuidado de la Iglesia", ha añadido.

Además, para los peregrinos que vengan a Roma solos y sin una organización a sus espaldas, el Vaticano ha coordinado algunas iglesias del centro histórico donde podrán encontrar acogida y vivir momentos de oración y de preparación para atravesar la Puerta Santa con la disposición espiritual más apropiada al evento jubilar.

El arzobispo Fisichella muestra el logotipo del Jubileo de la Misericordia

El logotipo del jubileo de la Misericordia trabaja el
lema de Jesús como Buen Pastor que lleva a hombros
a su oveja, el hombre herido

Una web oficial


El sitio web oficial del Jubileo ya ha sido publicado: www.iubilaeummisericordiae.va, accesible también a través de la dirección www.im.va. Estará disponible en siete idiomas: italiano, inglés, español, portugués, francés, alemán y polaco.

Fisichella ha destacado como aspecto original del próximo Jubileo la participación de los Misioneros de la Misericordia. "El Papa Francisco les dará el mandato el Miércoles de Ceniza durante la celebración en San Pedro. Los Misioneros deberán ser sacerdotes pacientes, capaces de comprender los límites de los hombres, pero listos para difundir, en la predicación y en la confesión, el efluvio bondadoso del buen pastor", ha anunciado.

Sobre el logo del Jubileo, que muestra al Hijo que carga sobre sus hombros al hombre extraviado, ha explicado que constituye un compendio teológico de la misericordia y del lema que lo acompaña y que recupera "una imagen muy apreciada en la Iglesia antigua, ya que indicaba el amor de Cristo que lleva a término el misterio de su encarnación con la redención".


.